Blog El Rincón de Mindfulness

Dónde nace la consciencia

Nos ha parecido muy interesante traer al Blog de El Rincón de Mindfulness el enlace al magnífico artículo que Javier Sampedro vierte en EL PAÍS, con la calidad a la que nos tiene acostumbrados, bajo el título Últimas noticias del cerebro.

También, antes de darte paso al enlace, nos parece importante recordar que consciencia y conciencia son conceptos y términos diferentes. No es difícil encontrar su utilización de forma equivocada en artículos, blogs e incluso textos traducidos. La consciencia es la capacidad de percibir la realidad y reconocerse en ella. La conciencia tiene que ver exclusivamente con el aspecto moral, con lo que está bien y está mal en base a un código ético social o personal.

Con ello en mente, entremos en el mundo de la consciencia, de la mano de Javier Sampedro, para conocer las conclusiones de las últimas investigaciones sobre el cerebro,  la mente y la consciencia. Apasionante viaje desde Alcmeón de Crotona hasta Christof Koch, pasando por uno de los científicos más importantes del SXX, Francis Crick.

Koch es el director científico del Allen Institute for Brain Science, instituto que forma parte del proyecto de estudio del cerebro más importante del mundo: the BRAIN Initiative, o Brain Research through Advancing Innovative Neurotechnologies o Brain Activity Map Project (Investigación del cerebro a través del avance de las neurotecnologías innovativas o Proyecto de mapeo de la actividad cerebral), lanzada en 2013 por Barack Obama, tras el éxito del Proyecto Genoma Humano, dirigida por Cornelia Bargmann y en la que participa el científico español Rafael Yuste.

Koch venía entendiendo en sus trabajos que la consciencia nace en las redes neuronales complejas. En 2014, publicó una obra abierta para discusión con el título “¿En qué sostengo que la consciencia es una propiedad fundamental de sistemas complejos?”, en la que apostó por la consciencia como propiedad fundamental de las entidades en red. Para entender mejor esta posición y conocer los resultados de sus últimas investigaciones, os invitamos a leer el artículo de Javier Sampedro y, por qué no, a profundizar en las publicaciones derivadas de la iniciativa BRAIN.

 

Leer artículo