Pequeños grandes momentos de felicidad. Seamos conscientes.

La alegría puede ser pequeña, sencilla, desarmante. Se esconde en una cereza, una nota de una canción o un par de zapatos cómodos. A menudo, tenemos que atraer estos pequeños momentos de alegría a nuestra conciencia. Tenemos que bajar la guardia y permitir que se froten contra nosotros como un gato ronroneando.

 

Por supuesto, nuestra atención a menudo está ocupada de otra manera: dirigida hacia la irritación cuando escuchamos el rechinar de un soplador de hojas, o cuando sentimos tristeza después de saber que un amigo está enfermo, o ansiedad cuando alguien a quien amamos ha perdido su trabajo. Y están las fuerzas más grandes que atraen nuestra atención: opresión, devastación climática, profunda incertidumbre sobre el futuro. Gran parte de la práctica de la atención plena se trata de aprender a relacionarse con estos momentos difíciles con ecuanimidad.

 

Cómo encontrar alegría en lo mundano

 

Pero junto con todos esos momentos oscuros y tormentosos también está el sol de la alegría. Al igual que la irritación o la tristeza, surgen momentos más sutiles de alegría a lo largo de nuestro día. Dar a conocer los muchos pequeños buenos momentos que experimentamos no es una negación de todo lo demás que podría estar mal. En cambio, es una evaluación honesta de lo que podría estar surgiendo en el momento.

 

Para alguien, la alegría momentánea puede surgir en el sabor de la cereza. En este momento, para mí, es el baile de mis dedos sobre el teclado. Para ti, podría ser leer esta historia (eso espero) o beber un refrescante vaso de agua. Conectarse con momentos modestos como estos no solo se siente bien; templa nuestra tendencia hacia la negatividad.

 

Por qué tendemos a ver lo negativo

 

Incluso sin una pandemia que nos pese, los seres humanos tendemos a estar abatidos. El cerebro registra las experiencias negativas con más fuerza que las positivas porque ayudó a nuestros antepasados ​​a sobrevivir. Es útil tener un cerebro muy en sintonía con las amenazas cuando los tigres acechan. Es mucho menos útil cuando las amenazas a nuestra supervivencia física son menores y cuando nuestro deseo perdurable es estar a gusto. Como dice el psicólogo y profesor de meditación Rick Hanson, “El cerebro es como velcro para las experiencias negativas y teflón para las positivas”.

 

Una forma práctica de contrarrestar nuestro sesgo de negatividad es prestar atención a los momentos alegres. Empaparse en momentos de placer requiere atención plena. Es un desafío, por ejemplo, disfrutar de una brisa edificante cuando estás absorto en Twitter.

 

Pero es posible que te sorprenda saber que con solo la intención, puedas notar un estallido de alegría con algo como el que el motor de tu coche arranque a la primera después de haberlo tenido parado durante semanas. después de estar sentado en el camino de entrada durante semanas. pero también cuando el autobús llega a l avez que lo haces tú a la parada o cuando sientes la brisa en tu piel.

 

No tenemos que aspirar a los ideales de felicidad que nos muestra una postal para sentirnos más felices. Es verdad que cuando los expèrimentamos son más que bienvenidos. Pero también lo son los momentos tranquilos y felices que llegan cuando estamos presentes para recibirlos.

 

Cultiva la alegría: tres consejos

 

Cambia tu marco de referencia: Es importante entender por qué es importante encontrar alegría en los rincones y recovecos de nuestras vidas. Con demasiada frecuencia, reservamos el júbilo para los grandes hitos: el día de la boda, el nacimiento de un hijo o un ascenso ganado con esfuerzo, etc. Cuando pensamos en la alegría como algo que pertenece únicamente a los grandes acontecimientos, dejamos de lado los muchos pequeños placeres esparcidos por el camino. Encontrar alegría en nuestras rutinas diarias nos allana el camino para encontrarla la próxima vez y crea un ciclo de retroalimentación positiva. Cuanta más atención a la alegría en los momentos ordinarios de nuestra vida prestamos, más la experimentamos y más felices nos volvemos.

 

Reducir la velocidad: El cerebro puede tardar unos segundos en darse cuenta de que algo bueno se acerca. Disminuir la velocidad permite que tu corazón, mente y cuerpo reconozcan que el placer está presente. Saborear el sabor del jugoso melocotón te permite disfrutarlo más, al igual que hacer una pausa para sentir tus pies descalzos en la hierba o detenerte en los versos de un poema.

 

Alegría no problemática: A veces, encontrar alegría es tan simple como notar lo que no está mal. En los cambios salvajes entre lo agradable y lo desagradable, a menudo descuidamos la satisfacción del medio neutral. La mayoría de las mañanas, por ejemplo, mis dientes se sienten bien, el sol sale con confianza y el canto de los pájaros llena el aire. Si bien estas experiencias pueden no emocionarnos, prestarles atención fomenta el aprecio y la gratitud por todo lo que todavía está bien en el mundo. Como escribe Chade-Meng Tan: “Saber que no estás completamente a merced de la agitación puede traer algo de alegría”.

 

Extraido de un artículo de Kelly Barron en Mindful.org