Mindfulness en la Iniciativa de Bienestar Mental del Instituto Global del Bienestar

En junio de 2018 fue publicado el Libro Blanco “BIENESTAR MENTAL: CAMINOS, EVIDENCIA Y HORIZONTES” por The Mental Wellness Initiative del Global Wellness Institute.

En opinión del Dr. Ranieri Guerra, Subdirector General de Iniciativas Estratégicas de la Organización Mundial de la Salud, este Libro Blanco llega en el momento oportuno, anticipándose a algunos de los temas tratados en el último Informe de progreso de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El Dr. Guerra señala que la salud mental es ampliamente reconocida como un estado de bienestar en el que cada individuo se da cuenta de su propio potencial, puede hacer frente a las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y puede hacer una contribución a su comunidad. Por ello se incluyó en la declaración de la ONU de 2015 que aborda las Enfermedades No Transmisibles (ENT), “incluidos los trastornos del comportamiento, del desarrollo y neurológicos, que constituyen un gran desafío para el desarrollo sostenible (párrafo 26).

El editor de este importante documento es Gerard Bodeker PhD, presidente de la Iniciativa Global para Sistemas Tradicionales de Salud con sede en Oxford y profesor de Epidemiología en la Universidad de Columbia, así como miembro de la División de Ciencias Médicas de Oxford. Firma uno de los capítulos del documento, bajo el título de DESCANSO, como parte de los elementos que ayudan a mejorar el bienestar mental. En esta sección, el Dr. Bodeker muestra importantes conclusiones sobre el rol de la meditación y el Mindfulness. Aquí os traemos la traducciónde esta sección al español para que podais disfrutarla en el Blog de El Rincón de Mindfulness.

La meditación era una técnica de desarrollo espiritual poco entendida tanto en Oriente como en Occidente hasta 1970, cuando SCIENCE publicó el primer artículo de investigación científica rigurosa que muestra que durante la meditación, el consumo de oxígeno y la frecuencia cardíaca disminuyen, la resistencia de la piel aumenta y el electroencefalograma muestra cambios específicos en ciertas frecuencias cerebrales. Dirigido por el Dr. RK Wallace, este estudio, que estaba midiendo los efectos fisiológicos de la técnica de Meditación Trascendental (MT), distinguió la meditación de otros estados de reposo y originó el crecimiento constante de la investigación sobre la meditación que ha progresado sin cesar durante casi el medio siglo que ha seguido.

Cuatro décadas y media después de la investigación original del Dr. Wallace en SCIENCE, un metaanálisis en el Journal of the American Medical Association identificó casi 19.000 estudios sobre diferentes formas de meditación. Cuatro décadas de estudios destacan los efectos de la meditación para mejorar la inmunidad, reducir la depresión y la ansiedad, mejorar el rendimiento académico, reducir el deterioro cognitivo relacionado con la edad, aumentar la felicidad y la calidad de vida y controlar y reducir el trauma.

En la sección anterior sobre plasticidad cerebral de este Libro Blanco, el Dr. Lawrence Choy ha detallado algunos de los cambios cerebrales asociados con la práctica de la meditación. Estos incluyen una mayor plasticidad neuronal y un mayor desarrollo de materia gris y blanca en los cerebros de los meditadores. Surge necesariamente la pregunta de cómo esto se traduce en beneficios para la vida. Estudios recientes sobre la técnica estudiada por RK Wallace, TM, han encontrado reducciones en la ansiedad y el estrés postraumático, mejora en la salud mental de los cuidadores y, en un estudio sobre sobrevivientes del terremoto-tsunami japonés de 2011, mejoras tanto en el estado mental como en los síntomas físicos cuando se sigue una instrucción en esta técnica de meditación.

En una investigación en el Hospital General de Massachusetts, se tomaron imágenes de resonancia magnética (MR) de la estructura del cerebro de 16 participantes del estudio dos semanas antes y después de participar en un programa de meditación de atención plena de ocho semanas. El equipo de investigación encontró una mayor densidad de materia gris en el hipocampo, que se sabe que es importante para el aprendizaje y la memoria, y en estructuras asociadas con la autoconciencia, la compasión y la introspección. La reducción del estrés de los participantes se correlacionó con la disminución de la densidad de materia gris en la amígdala, que se sabe que juega un papel importante en la ansiedad y el estrés.

Resulta que, incluso dados los primeros cambios cerebrales observados en el estudio de ocho semanas en el Hospital General de Massachusetts, la cantidad de tiempo que una persona ha estado meditando parece marcar una diferencia en los beneficios cerebrales. Los investigadores del Laboratorio de Neuroimagen de la UCLA descubrieron que los meditadores a largo plazo tienen mayores cantidades de girificación (“plegamiento” del cortex que puede permitir que el cerebro procese la información más rápido) que las personas que no meditan. Además, se encontró una correlación directa entre la cantidad de girificación y el número de años de meditación, lo que posiblemente proporcione más información sobre la neuroplasticidad del cerebro o su capacidad para adaptarse a los cambios ambientales.

En una investigación sobre la meditación de atención plena, Elissa Eppel, la Premio Nobel Elizabeth Blackburn y sus colegas revisaron los datos que relacionan la longitud de los telómeros con el estrés cognitivo y la activación del estrés y presentaron datos que vinculan la evaluación cognitiva con la longitud de los telómeros. Propusieron que algunas formas de meditación pueden tener efectos beneficiosos sobre la longitud de los telómeros al reducir el estrés cognitivo y la activación del estrés y aumentar los estados mentales positivos y los factores hormonales que pueden promover el mantenimiento de los telómeros. Los telómeros son las tapas protectoras que se encuentran en los extremos de los cromosomas de humanos y animales. Con la replicación del ADN, los telómeros pueden acortarse, de modo que las personas mayores tienden a tener telómeros más cortos.

Investigaciones posteriores han confirmado el vínculo entre la meditación y la longitud de los telómeros, y los resultados muestran que la meditación de atención plena conduce a un aumento de la actividad de la telomerasa en las células mononucleares de sangre periférica y los meditadores de la MT demuestran una mayor expresión del gen de la telomerasa. Estos estudios apuntan a los efectos de la meditación en la ralentización del envejecimiento biológico.

Con beneficios que van desde un mayor bienestar mental hasta la reducción del estrés profundamente traumático, desde cambios en la estructura y funcionamiento del cerebro hasta cambios en la expresión génica y la longitud de los telómeros y la reducción del deterioro relacionado con la edad, la meditación, seguramente, se erige como una vía principal para la mejora, de por vida, de la salud física y mental.

 

June 2018 | WHITE PAPER | MENTAL WELLNESS: PATHWAYS, EVIDENCE AND HORIZONS from The Mental Wellness Initiative of the Global Wellness Institute. Enlace al documento completo en inglés.