mindfuleatingelrincondemindfulness

Soy lo que como y tengo el poder de la elección consciente. Por Ander Martín.

 

¿Puede ser Mindfuleating una oportunidad, no solo para mejorar mi alimentación, sino también para cuidar el planeta?

 

Recuerdo cuando era pequeño y vi mis primeros documentales de la 2. Caló en mi una idea: el planeta lo compartíamos con animales salvajes y tenemos que cuidarlo. En mi habitación colgué un poster de la WWF* y desde entonces me consideré un ecologista. No podía ser coincidencia que comenzara a incorporar Mindfulness cuando salía a la naturaleza. Mientras hacía surf, ski, buceo o pasaba unos días haciendo senderismo adentrado en paisajes montañosos. Quizás te preguntes, ¿cómo se relaciona el buceo con Mindfulness? Pues durante estas actividades surge una intuitiva “actitud Mindfulness”. Tu atención es conducida por la curiosidad, el asombro y la observación de multitud de matices sensoriales. Entonces me di cuenta que no era la naturaleza la que despierta en uno la actitud Mindfulness sino la misma práctica de Mindfulness la que te muestra la naturaleza. Por lo tanto, ¿podría una práctica continuada fortalecer mi vinculo con la naturaleza y mi compromiso con vivir de forma sostenible?

 

La felicidad depende de tu capacidad de estar presente. Si estar “aquí y ahora” te hace feliz, contradice la teoría popular de que para ser feliz hay que tener muchas cosas materiales.  Podríamos llamarle “felicidad sostenible”, una fuente de felicidad que no requiere el consumo de recursos naturales ni daña el medio ambiente.

 

William James, padre de la psicología moderna, dijo: “Un entrenamiento que aumentase la capacidad de traer de vuelta una atención errante sería la educación por excelencia”. La practica de Mindfulness te ayuda a desacoplarte del piloto automático y aumenta el autocontrol. Por lo tanto, este entrenamiento de la atención también podría ayudar a convertir las buenas intenciones medioambientales en un comportamiento sostenible en el tiempo. En consecuencia, Mindfulness actuaría como una especie de antídoto ante el consumismo y la falta de concienciación medioambiental.

 

Recientemente me propuse investigar si este tema podría tener un fundamento científico. Actualmente, existe suficiente bibliografía que indica como Mindfulness tiene una influencia positiva en el bienestar personal, mejorando la adaptación al estrés y reduciendo la ansiedad. Esta mejora se ve potenciada cuando la persona incorpora nuevos hábitos de vida. Encontré un estudio que afirmaba que practicantes experimentaban mayor sensación de bienestar y menor deseo financiero. Otros estudios confirman que tiene efecto sobre la ética de la persona, ganando en valores, consumo sostenible, compromiso social y medioambiental.[1]

 

Estos artículos confirmaban lo que había visto en los cursos de Mindfuleating que imparto, la práctica consigue mejorar (1) la percepción de autocontrol, (2) la eficacia personal y (3) el poder de elección de las personas frente a los alimentos que consumen y la cantidad con la que quedan satisfechos. La compasión y la ética personal están implícitas en muchas de la practicas por lo que es frecuente escuchar testimonios de participantes que afirman no solo haber hecho un cambio de hábitos hacia una alimentación más saludable sino también más sostenible y armoniosa con el medioambiente. Esta decisión surge de ellos al conectar con el aprecio que tienen a la naturaleza y su ética personal.

 

El curso de alimentación consciente tiene un enfoque innovador a la hora de abordar estrategias para incorporar nuevos hábitos. La practica de Mindfulness consigue “hacer las paces” entre el cuerpo y la mente, trabajando las resistencias que surgen cuando se intenta dejar antiguos hábitos para incorporar otros nuevos. Este curso te permite a través de cambiar tu relación con la comida, cambiar tu relación con tu entorno y tu mundo interior.

 

Una de las herramientas más potentes es la de la “elección consciente” donde se practica ha romper la reactividad ante un estimulo tomando conciencia de los procesos mentales que tienen lugar en el proceso de deseo. Esta herramienta puede servirte para entender como la combinación de grasa+azúcar+sal despierta tu apetito por alimentos con baja calidad nutricional. Y cómo ciertos alimentos afectan al estado de ánimo, del mismo modo que ciertos estados de ánimo abren apetito de determinados alimentos. Esta herramienta que puede ser usada para conseguir una nutrición equilibrada también te ayudara a elegir alimentos que te beneficien a ti como al planeta. Lo que aprendas con los alimentos lo puedes aplicar a otras áreas de tu vida. Es posible aprender del fracaso y volver a intentarlo, aceptando compasivamente las limitaciones y encontrando estrategas para superarlas.

 

Hay un buen numero de decisiones que relacionadas con la alimentación y el estilo de vida que tienen un gran impacto en el medio ambiente. Practicando mindfuleating experimentarás cómo la naturaleza participa activamente en mantener tu equilibrio interno. Esto podría recordarte también en participar activamente en el mantenimiento del equilibrio y la belleza de la naturaleza haciendo lo que está en tu mano.

 

Encuentro en mi entorno muchas personas implicadas y deseosas de incorporar hábitos más sostenibles y saludables. Deseosos de que su capacidad de “elección consciente” cambie el mercado y, así, aportar su granito de arena en un mundo mejor para las futuras generaciones. Este cambio tendrá más éxito si nace desde la consciencia de cada uno y, si las personas que lo promueven son más felices, se contagiará rápidamente. Mindfulness y mindfuleating no tienen la capacidad de hacer este cambio. Son las personas asistentes a los cursos y las que lo practican los que podrán crear “momentum”.

 

Ander Martín Calleja es Master en Nutrición y Salud pública por la Universidad Oberta de Cataluña e instructor certificado de MBSR y acreditado de MB-EAT, por el Mindful Eating Training Institute

 

 

WWF* Word Wildlife Fund for Nature.
[1] Wamsler, C., Brossmann, J., Hendersson, H. et al. Sustain Sci (2018) 13: 143. https://doi.org/10.1007/s11625-017-0428-2